Relato "Reflejo Oculto" (Especial La Bella y La Bestia)

¡Hola teteros bellos!

¡¡Ya es viernes!! Y no es un viernes cualquiera... ¡¡Hoy estrenan la peli de La Bella y La Bestia de Emma Watson y Dan Stevens!! 😍




Y como ya os hemos contado estos días, este fin de semana varios blogs nos hemos unido a este especial de la película. Así que, durante estos tres días voy a traer una entrada diaria.

En esta os traigo un relato basado en La Bella y La Bestia que hemos escrito Elena de Mi mundo personal de libros y yo 😊 

Espero que no os perdáis el resto de sorpresitas que quedan durante este finde. ¡Hay un montón!

No me enrollo más. Espero que disfrutéis del relato 😉


🌹 REFLEJO OCULTO 🌹

El sonido de aquella estrepitosa música palpitaba en mis oídos con demasiada fuerza. La fiesta estaba en su apogeo. Observé a mis compañeras. Sonreían sin motivo alguno mientras bailaban torpemente a causa del alcohol ingerido. Parecían, de alguna manera, felices sin ser conscientes del estado en el que se encontraban. Pero yo era muy consciente y no quería ser parte de ello, por eso me alejé de allí sin que nadie lo notase.

Sabía que venir a la fiesta de Gastón era un error. Había venido en el coche de su amiga y ahora tendría que volver a casa andando. La casa en la que celebraban la fiesta era la más alejada del pueblo, se ubicaba en los alrededores, justo donde los altos árboles iniciaban el bosque. Ahora tendría que adentrarse en él si quería acortar el camino y llegar antes a casa. Me adentre en el frondoso bosque con algo de inseguridad pero era eso o caminar por la autopista de noche y exponerme a que algún coche me atropellase. Prefería la soledad del bosque.

Después de caminar varios minutos, decidí que no había sido tan buena idea. Mi sentido de la orientación era bastante escaso y en esos momentos estaba bastante perdida. En la oscuridad de la noche es bastante difícil ubicarse en medio de tantos árboles.
Seguí hacia delante hasta que por fin vi una luz al final del camino. Cuando llegué a ella me sorprendí de lo que estaba viendo. Ese camino de tierra lleno de espinos no era lo que esperaba ver. Definitivamente, estaba totalmente perdida. Pero como todos los caminos llevan a Roma, decidí seguirlo y ver donde me llevaba. 

Después de un rato caminando vislumbré algo. Era una casa enorme. Tan grande que casi podía considerarse un castillo.
Justo cuando me decidía entre llamar a aquella peculiar casa y preguntar cómo llegar al pueblo o seguir caminando, las primeras gotas de agua cayeron desde el cielo sobre mi piel. Entonces, corrí hacia la puerta principal de aquella misteriosa mansión rodeada de hierbajos y espinos, donde una sutil luz se reflejaba a través de una de las ventanas.

Llamé a la puerta con un golpe y esperé. Escuché unos suaves pasos acercarse desde el interior pero nadie me abrió. La lluvia caía cada vez con más fuerza así que volví a llamar con más ímpetu. Y fue entonces cuando lentamente la puerta se abrió, lo suficiente como para dejar ver la mitad de un rostro asomado, ocultando su identidad tras la puerta. Solo pude apreciar unos ojos que me miraban recelosos y expectantes con las cejas enarcadas.

Perdone, siento molestar a estas horas pero creo que me he perdido y está lloviendo. – dije algo insegura.

Ya lo veo. –me contestó con una voz grave. – ¿A dónde quieres llegar? Te indicaré.

Al pueb...–un grito escapó de mis labios, interrumpiéndome, al sonido de un trueno que resonó estrepitosamente entre los altos árboles.

¿Crees que dejará de llover pronto?

No, parece que el tiempo solo empeorará. –respondió pensativo mientras miraba inquisitivamente a los pequeños rayos de luz que caían, a lo lejos, ocultándose entre árboles.

Empecé a estremecerme debido al frio que causaba la lluvia traspasándome la ropa.
Aquel desconocido me observaba atentamente con actitud indecisa y malhumorada hasta que finalmente abrió por completo la puerta dejándome ver su aspecto y parte del interior de su vivienda. Me quede sin aire. Su aspecto era descuidado, tenía una creciente barba bajo unos labios finos, una nariz recta y unos grandes ojos entristecidos. La piel de su rostro estaba salpicada por pequeñísimas cicatrices, apenas imperceptibles. Y aun así poseía una belleza peculiar que me agradó.

Pasa, si quieres, puedes quedarte aquí hasta que puedas volver con seguridad a tu casa. No soy hospitalario y no me gusta la gente así que durante el tiempo que estés aquí no toques mis cosas y no intentes hablar porque tampoco se me dan bien las palabras, ¿de acuerdo? –Asentí lentamente, aun asimilando sus duras palabras.

Decidí echar un vistazo a la casa para saber mejor donde me encontraba. Algo que llamó mi atención fue la ausencia de espejos y fotografías. Mi curiosidad aumentaba por momentos y fui en su busca para conocerlo un poco más.
Se encontraba en una habitación muy oscura, sin ventanas. La única luz que iluminaba la habitación provenía del fuego que ardía en una gran chimenea. Me arme de valor y entré.

- ¿Cómo te llamas? - pregunté con cautela.

- Te dije que no me hablaras – contestó de malas maneras.

- ¿Por qué no hay ningún espejo ni fotografías en esta casa? - estaba decidida a descubrir qué pasaba allí.

¿Si te respondo te callarás? Me llamo Adam y creo que es obvio por qué no hay ningún reflejo mío en mi casa.

Me quedé helada con su contestación. Había mucha tristeza en sus palabras. Entonces todo empezó a encajar. Adam no tenía autoestima, no se valoraba. Y era algo que no entendía.

- Yo me llamo Bella – le dije repentinamente, mientras me sentaba en la butaca de enfrente de Adam – ¿Sabes? para mí no es tan obvio. Creo que eres bello y que tienes una coraza tan grande que no te deja ver la realidad.

Tú no sabes nada sobre mí. – replicó abruptamente apretando los puños de sus manos con fuerza.–Eres una mentirosa.– dijo suavemente en un tono de voz tan afligido que casi podía sentir su propio dolor.

Tienes razón, no te conozco pero no soy una mentirosa. Deberías tener mejor opinión sobre ti mismo. Solo han bastado unos minutos para comprobar que eres una buena persona. Me has dado refugio esta noche y yo me he fiado de ti. ¿Por qué no puedes ver lo bueno en ti? –pregunté curiosa. –Yo lo he visto. –susurré.

No hay nada bueno en mí. ¿A caso no me ves? –contestó el incrédulo, como si la respuesta fuera evidente.

Lo miré atentamente durante unos largos segundos en silencio, intentando comprenderlo. Observando cada pequeño detalle de su rostro, cada pequeña cicatriz. Y no había nada que me disgustase.

Si te refieres a tu aspecto... sigo sin entenderte. –Me acerqué lentamente hacía él, mirándolo a los ojos a escasos centímetros de su rostro. –Eres bello, por dentro y por fuera. –se revolvió incomodó en su sillón. 

Vi sus intenciones de contradecirme y antes de que pudiera hacerlo, levanté mi brazo y le acaricié el rostro suavemente con mi mano, pasando por todas las marcas, a penas visibles o escondidas tras la barba, que cubrían su piel. 

–A mí me gustas, Adam. –confesé, susurrando. 

Él me miro sorprendido y asustado pero pude ver como una luz diferente brillaba ahora en sus ojos. Entonces me atreví a hacer algo que no estaba acostumbrada a hacer. Acerqué mis labios muy despacio a los suyos, temiendo su rechazo. Sin embargo, solo sentí su respiración tan agitada como la mía. Nuestros labios se rozaron. 

–No tienes por qué esconderte en esta casa. Ni de las personas. Ni de tu propio reflejo. –dije justo antes de que el abriera mis labios con los suyos.

Cuando nos separamos, pude ver el brillo de sus ojos. Me estaba creyendo. Estaba empezando a valorarse.

- Adam, eres tan bonito por dentro como por fuera.

- Pero mira mi aspecto... - dijo amargamente mientras miraba al suelo.

- Lo hago y veo a un buen chico con un gran corazón – comencé a besar cada una de sus cicatrices – que tiene una cara muy mona y que solo le falta verlo por él mismo.

- Bella, ¿dónde has estado todo este tiempo? - me agarró por la cintura y volvió a besarme dulcemente.

Pasamos el resto de la noche amándonos. Sabía que a partir de ahora, ya no podríamos separarnos.

Al día siguiente, antes de marchar hacía mi casa, saque de mi bolso un pequeño y enigmático espejo de aspecto antiguo y usado con un cristal tan transparente que podría reflejarse hasta el interior de las personas, podría mostrar la verdadera belleza: el alma. Y cuando Adam se atrevió a mirarse en él comprendió que no importaba su aspecto exterior sino su interior, lo más preciado del ser humano; Lo que nos hace humano.

Desde entonces, Adam dejo de esconderse y auto compadecerse. Aprendió a dejar que lo amaran, a confiar, y también a amar a los demás sin reversas, sin miedos ni inseguridades. Bella había despertado en él sentimientos que él se negaba a creer, sentimientos que pensaba que no merecía.


Aprendió a amarse a sí mismo, tal y como era. Tal y como hacían los demás.



Espero que os haya gustado, ya que lo hemos escrito con mucha ilusión 😊

Nos leemos mañana con... ¡¡la reseña de un retelling de La Bella y La Bestia!! 😘





20 comentarios :

  1. Hola!!!!! Me ha encantado! Es muy bonito y lo importante es quererse a uno mismo. Gracias por el relato.


    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola corazón mío!
    Ains, qué alegría de fin de semana y, sobre todo, qué ilusión me hace ^^
    Me ha encantado compartir contigo esta experiencia tan bonita <3
    Además, creo que no ha quedado tan mal jajaja
    Espero que lo disfrute mucha gente, igual que disfrutamos nosotras haciéndolo :)
    Para mi fue un gustazo escribir junto contigo, fue todo muy fácil y llevadero así que mil gracias por hacerlo aun mejor!! *.*
    Ya estoy deseando ver las demás cositas que nos tienes preparada jeje
    Un beso enoooorme <3

    ResponderEliminar
  3. Hola, qué bonito,me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    Me ha encantado. El relato está bien escrito y es precioso, además el mensaje que transmites es muy bueno ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Es una bonita historia con una moraleja aún más bonita. Buen relato. Besos ^^

    ResponderEliminar
  6. Me encanta y me encantaría las dos jsususjsjsus quiero más más más.
    Así que a escribir jeje
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Totalmente preciosa. Me ha gustado mucho vuestro relato. Queremos másss. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado el relato porque es precioso, juntas habéis hecho muy buenas migas para escribir. Realmente es algo precioso, no dejéis de hacerlo, juntas o por separadas, pero realmente merece la pena que potenciéis esa faceta vuestra. Genial chicas. B7s

    ResponderEliminar
  9. Hola guapas!
    Woooow! Me ha encantado! Que bonito escribiis. Besotes

    ResponderEliminar
  10. También lo he comentado en el blog de Elena y ya he dicho que me gustan esas escenas oscuras del ralato que en vez de ser tenebrosas, se llenan de la ternura de Bella con Adam.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola! Muy bonito relato, me ha gustado mucho. Felicidades a ambas. Besos :3

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola hola! Ha sido muy bonito y lo que más es por lo que transmite :D Seguid escribiendo y mejorando ~ Un besito <3

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola Loles! Me parece un relato precioso hicieron un trabajo muy bonito, me ha gustado mucho la manera en la que hicieron esta adaptación, las felicito muchoo ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  14. Hola!
    A esto llamo yo instantlove, jejeje. Oye, para qué se van a andar con tonterías, no?
    Para no gustarle a Bestia la gente, a Bella no para de hablarla, jeje
    un beso
    S

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola guapísima!

    Acabo de ver el relato en el blog de Elena y he decidido que voy a dejarte el mismo comentario porque es de las dos, y a las dos os digo lo mismo:

    "Me ha gustado, me ha gustado mucho. Sí que es verdad que ha sido todo bastante rápido, pero es lo malo de tener una extensión tan corta. Aun así, habéis sabido concentrar la esencia de un modo intenso, bello, tierno. Me habría gustado poder seguir leyendo, conocer el interior de ambos dentro de esa situación en la que se ven por primera vez, en la que se estudian por primera vez, temerosos ambos de lo que el otro pensará de ellos. Las inseguridades de Adam, el afán de Bella por hacerle ver que es lindo.
    Me parece que lo habéis abordado de un modo precioso, remarcando el mensaje que "La Bella y la Bestia" quiere mostrarnos.
    Bravo."

    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola!
    Que bello relato, si bien pasa muy rápido se entiende el porque.
    Han podido dar con el mensaje de La bella y la bestia en un relato tan corto, las felicito.
    Un abrazo, nos leemos! <3

    ResponderEliminar
  17. Hola preciosa !!.
    Ahí que bonito madre mía estoy deseando seguir leyendo más de vosotras, muchas felicidades😙😙😙
    Besos y nos leemos 🤗🤗

    Delia-------La guarida de los amantes.

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola, bonita! :D
    No sé si os lo dije en su día, si es así lo repito: el vuestro es uno de los relatos del Especial que más me ha gustado (está mal decirlo, pero yo lo digo, ea xD)
    En serio, está bien abordado y es muuy romántico *_*
    Espero seguir leyendo las cosillas que escribís :3

    Abrazo,
    M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola guapa!
      Ohhh pero que mona eres!! *.*
      Me alegro de que te haya gustado. Muchísimas gracias por tus palabras!!

      Besitos enormes <3

      Eliminar

¡Hola! Muchas gracias por dejarme tu comentario. En breve te lo devolveré :) Recuerda comentar sin faltar al respeto y si vas a decir algún spoiler avisa con antelación. ¡Gracias teterx! <3

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación. Si continuas en ella, se entiende que aceptas el uso de las mismas. OK Más información
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...